Páginas

martes, 23 de enero de 2018

ALPHONSE MUCHA Y ANTONIO CHAVES EN LA CALLE DE SAN JOAQUÍN.

En la plaza de San Ildefonso de Madrid, desde el año 1761, se eleva la vieja casona que fue sede del primer sorteo de la Lotería Real. Carlos III confió su organización al napolitano José Peya quien puso en marcha este juego, más parecido a la actual lotería primitiva, el día 10 de diciembre de 1763, y solo para Madrid.

Fuente: 2.munimadrid.es (1997) M.R.Giménez (2014).
La antigua casona del siglo XVIII de la plaza de San Ildefonso.

Las fachadas de esta antigua casona (hoy modernizada) se sitúan entre la Corredera Alta de San Pablo, plaza de San Ildefonso y calle de San Joaquín. Fue en esta última donde el inteligente industrial Ricardo Somoza realizó importantes reformas para convertir una antigua vaquería-lechería, allí ubicada desde el último cuarto del siglo XIX, en el despacho de leche más bonito de la capital. 

El lujoso establecimiento de estilo modernista fue inaugurado en el mes de noviembre de 1911, en el entonces número 14 (hoy nº 16) de la calle de San Joaquín. En su fachada de madera se colocaron cristales pintados representando un paisaje campestre con figuras de mujeres acompañadas por sendas vacas, probablemente realizadas por la prestigiosa casa G. Pereantón. 

La preciosa decoración del interior de la vaquería fue encargada al pintor Antonio Chaves Martín, quien pegó lienzos sobre las paredes y pintó frescos sobre los techos. 

Enmarcadas entre cenefas, ribetes y orlas este pintor situó diversas figuras de amorcillos, escenas pastoriles y alguna relativa al comercio de la leche en la que representó al dios Mercurio. 

Fuente: Madrid modernista: guía de arquitectura. Óscar da Rocha Aranda y Ricardo Muñoz Fajardo.
Alegoría del comercio de la leche, con el dios Mercurio. Firma del pintor Chaves con el año de la inauguración de la lechería-vaquería.

Lo más destacado de la obra de Chaves fue su copia casi literal de la serie Las Artes que el artista checo Alphonse Mucha, considerado como el padre del Art Nouveau, había realizado en el año 1898.

Las alegorías de la Poesía, la Danza, la Música y el Arte de Alphonse Mucha, recreadas en evocadoras figuras femeninas, fueron reinterpretadas por Chaves como las Cuatro Estaciones del año y reproducidas en las paredes de la vaquería, modificando pequeños rasgos y la tonalidad de sus colores.

Fuente: Madrid modernista: guía de arquitectura. Óscar da Rocha y Ricardo Muñoz Fajardo.
Originales de Antonio Chaves representando las Cuatro Estaciones, copiadas de la obra de Alphonse Mucha.

Fuente: Taringa.net
Obra original de Alphonse Mucha, de la serie Las Artes, en 1898.

Un magnífico mostrador de mármol blanco, con columnas más oscuras a los lados y un espejo incrustado en su parte delantera, además de modernistas apliques para la luz y un reloj isabelino situado sobre la puerta de acceso, completaban la decoración original de la lechería que, con el tiempo, incorporaría diferentes soportes y mobiliario de uso común en donde organizar los productos a la venta.

Fuente: Madrid modernista: guía de arquitectura. Óscar da Rocha y Ricardo Muñoz Fajardo.
Antiguo mostrador modernista de la vaquería, hoy en paradero desconocido.

En el mes de mayo de 1923 la vaquería y lechería de la calle de San Joaquín pasó a manos del industrial Demetrio España, propietario de los establos situados en la carretera de Chamartín con el nombre de “El Descanso”, quien mantendría la decoración del establecimiento. 

Fuente: hemerotecadigital.bne.es (1923).
Fachada de la vaquería El Descanso, con los cristales pintados antiguos.

Muy probablemente entre el año 1923 y la década de los años treinta, los cristales pintados de la fachada de este establecimiento fueron sustituidos por otros, firmados por José G. Plata sucesor de G. Pereantón. Su diseño se modificó mostrando vacas sobre un paisaje cuyo fondo eran los establos “El Descanso”, marca que también tenía la vaquería.

Los diferentes propietarios que el establecimiento tuvo durante los años mantuvieron intacta la decoración, que con el tiempo fue deteriorándose.

Fuente: 2.munimadrid.es (1997) y M.R.Giménez (2016)
Fachada de la antigua vaquería, hoy transformada en un centro de promociones.

En el año 2007 la vieja casa de la plaza de San Ildefonso fue derribada, manteniendo únicamente su fachada, y reconstruida para reconvertirla en modernas viviendas. Su demolición se llevó también la decoración de Antonio Chaves, las lunas pintadas de la casa Pereantón y todo el modernismo que les acompañaba.

Los muros exteriores, únicos restos supervivientes de la casona del siglo XVIII, fueron elegidos por el artista Jorge Rodríguez-Gerada para pintar su obra efímera "Identidad" con el retrato de Daniel, un joven vecino del barrio de Malasaña.

Fuente: 2.munimadrid.es (1997) y M.R.Giménez (2016).
El interior de la vieja vaquería, ayer y hoy.

En el nuevo edificio se ha intentado recuperar la antigua vaquería, como un espacio destinado a promociones diversas. La fachada imita el diseño del antiguo establecimiento, con lunas en las que se reproducen los viejos dibujos de José G. Plata sucesor de G. Pereantón. En el interior se han imitado los dibujos de Antonio Chaves, situándolos en los mismos ángulos de la antigua tienda, pero dotando a su fondo de una mayor luminosidad. El viejo mostrador marmóreo y modernista de la lechería ha sido reemplazado por otro que trata de asemejarse al antiguo.



Fuentes:

2.munimadrid.es
“El Modernismo en la arquitectura madrileña. Génesis y desarrollo de una opción ecléctica”. Óscar da Rocha Aranda.
“Madrid modernista: guía de arquitectura”. Óscar da Rocha Aranda y Ricardo Muñoz Fajardo.
Hemerotecadigital.bne.es
Taringa.net

2 comentarios:

  1. Que preciosidad en un despacho de leche! ¿como hemos permitido que todo esto se pierda?

    ResponderEliminar
  2. Verdaderamente, era un precioso comercio. Desapareció porque era viejo, como tantas otras cosas de este Madrid. Parecía no importarle a nadie.
    Sólo queda su rescate en este blog, que a eso se dedica.
    Un saludo afectuoso, Conde de Salisbury.

    ResponderEliminar