Páginas

jueves, 27 de octubre de 2016

RECREO DE CHAMBERÍ.

Allá por los primeros años treinta del siglo XIX, cuando el norte de Madrid terminaba aún en la Cerca de Felipe IV, vino a inaugurarse el Recreo de Chamberí. Fonda, café y baile situado extramuros de la ciudad, entre la puerta de Bilbao y el portillo de Santa Bárbara, era un lugar para la diversión todavía muy alejado del centro de la ciudad.

Fotografía: M.R.Giménez (2016)
La plaza de Chamberí, en la actualidad.

A finales del siglo XVIII el marqués de Santiago, rico propietario de numerosas fincas en Madrid, había construido para su regocijo una casa de campo o quinta en aquella zona del norte que aún no figuraba en los mapas de la Villa y que vendría a llamarse Chamberí. 

Algo más de un siglo después, en el año 1808, el rico hacendado Saturio Ángel de Velasco adquirió dicha quinta de grandes jardines y con ella la llamada Casa de las Torres o Casa de las Columnas, donde alrededor del año 1836 vendría a instalarse el Recreo de Chamberí

Fuente: bdh.bne.es. Plano de Madrid del agrimensor José Nieto (1848).
En el centro de la imagen se aprecia un incipiente "Chamberís" con la Casa de las Torres, situado al margen contrario de lo que más tarde sería la c/ de Santa Engracia.

Donde hoy, y desde el año 1886, se ubica la Junta Municipal de Chamberí, actual número 4 de la plaza, se hallaba la Casa de las Torres. El Recreo de Chamberí ocupaba, a excepción del cuarto bajo, tres de las cuatro plantas de la Casa en donde se instalaron la fonda, el café y un salón de baile. Los clientes debían abonar dos reales de vellón por persona y uno por niño para acceder al Recreo, siendo gratuita la entrada a sus jardines en donde se habían dispuesto merenderos a los que se podía llevar comida propia y desde los que se divisaban excelentes vistas en contorno de diez leguas.

Fuente: B.N.E. (1837).
Uno de los primeros anuncios publicados en la prensa del Recreo de Chamberí.

La fonda y el café estaban provistos de cuanto produce la estación, sirviendo todos los días almuerzos, comidas y meriendas de todos los precios, hasta el moderado de 2 reales (de vellón), buen guisado, pan y vino. Estas instalaciones tenían capacidad para dar servicio a quinientas personas.

Espectáculos de volatines, fuegos artificiales y bailes con orquesta, también al aire libre siempre que el tiempo lo permitiera, competían con los del cercano Jardín de Minerva, de precios más reducidos, que se encontraba en los terrenos donde hoy se sitúa la plaza de Alonso Martínez.

El Recreo de Chamberí de la Casa de las Torres tuvo una vida efímera, ya que sólo se mantuvo abierto entre los años 1836 y 1839. El edificio fue posteriormente ocupado por varias tabernas, a lo largo del tiempo. 

El aumento de población del nuevo distrito de Chamberí obligó a la dotación de los servicios necesarios en la zona y así, el día 19 de noviembre de 1850, se inauguró la escuela de instrucción primaria para niños de ambos sexos en la antigua Casa de las Torres de la plaza de Chamberí, que por entonces estaba situada en el número 11. 

Desde el año 1886 el solar donde se ubicó el Recreo de la Casa de las Torres está ocupado por el edificio de la Junta Municipal de Chamberí, designado hoy con el número 4 de la plaza.

Fotografía: M.R.Giménez (2016)
Fachada de la Junta Municipal, donde se ubicó el Recreo de Chamberí.

Un nuevo Recreo de Chamberí vino a establecerse en el barrio en los primeros años del siglo XX. Eduardo Gimeno Correas, precursor del cine en España, inauguró este negocio en el mes de junio de 1910 sobre el terreno ocupado hasta entonces por el Lavadero de Olid, situado en la calle de Fuencarral, número 140 (actualmente nº 136).

Fuente: idehistoricamadrid.org. Plano de Facundo Cañada (1900).
Marcado en color azul, el Lavadero de Olid entre las calles de Fuencarral y Olid.

La familia Gimeno, propietaria de varios locales destinados primero a la proyección de vistas estereoscópicas y luego de películas, había instalado en el año 1901 su Gran Palacio Proyecciones Animadas en la calle de Fuencarral, número 125, que por entonces se hallaba junto a la glorieta de Bilbao. Al inaugurarse el nuevo Recreo de Chamberí este barracón fue desmontado y reconstruido en el cercano número 140 de la misma calle, pasando a formar parte de las atracciones que el recién estrenado negocio ofertaba.

Así, el día 18 de junio de 1910, tuvo lugar la inauguración del Recreo de Chamberí, parque al aire libre dotado de un elegante café, columpios, un ferrocarril en miniatura, arcos voltaicos, un gran tobogán que anteriormente estuvo instalado en los Jardines del Buen Retiro de la calle de Alcalá y, por supuesto, el cinematógrafo.

Fuente: B.N.E. (1910).
Anuncio en prensa de la apertura del Recreo de Chamberí, propiedad de Eduardo Gimeno (cuyo apellido siempre se transcribía con "J").

Diversas bandas de música amenizaron las veladas del público asistente al Recreo de Chamberí, entre las ocho de la tarde y las doce y media de la noche, al precio de 15 céntimos de peseta, por entrada. Al tratarse de instalaciones al aire libre, el parque sólo funcionaba entre los meses de mayo a octubre.

Parece que la atracción del cinematógrafo fue tomando mayor importancia dentro del negocio y su propietario, Eduardo Gimeno, decidió cerrar el Recreo de Chamberí y vender todos sus componentes (arcos voltaicos, columnas de hierro, etc.) a lo largo del mes de enero de 1912 para construir, en el mismo emplazamiento, el Palacio de Proyecciones, cinematógrafo que en la primavera de ese mismo año ya estaba en funcionamiento. 

Fuente: Josefina Martínez (sobre el año 1930).
Fachada del Palacio de Proyecciones, cinematógrafo de la calle de Fuencarral.

El Proyecciones era un gran barracón de madera, cuya fachada ya coincidía con las aceras de las calles de Fuencarral y Olid. 

Fue uno de los primeros salones construidos en Madrid para la proyección de películas y posiblemente el que más tiempo se mantuvo abierto de su estilo. 

El día 15 de septiembre de 1930 el Ayuntamiento clausuró este viejo edificio de cinematógrafo, por peligrosidad. Su propietario, Eduardo Gimeno, encargó al arquitecto Manuel López-Mora Villegas el proyecto para levantar un nuevo Cine Proyecciones, con capacidad para mil quinientos espectadores, que sería inaugurado el día 28 de diciembre de 1932 en la calle de Fuencarral, número 136 y que hoy podemos contemplar.



Fuentes:

Bdh-bnd.es
Coam.org
“El cine Proyecciones de Madrid: Las memorias de Eduardo Jimeno” Josefina Martínez.
Es.wikipedia.org
Hemeroteca de la Biblioteca Nacional de España.
Idehistoricamadrid.org
“Las calles de Madrid” Pedro de Répide.

2 comentarios:

  1. Recuerdo también este libro sobre el tema

    Hasta fin de existencias 2. Bares y cafeterías de Madrid 2004
    540 fotografias, 256 pág, 21x10,5 cm
    Leandro Lattes, centrado en los detalles de Madrid en fase de extinción.
    Incluye vistas del interior de bares y cafeterías, reuniendo imágenes de mobiliario y objetos de diseño dudoso.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Alfredo. Conozco ese libro y es magnífico. Tiene unas fotografías estupendas.
    Un saludo y te agradezco la información.

    ResponderEliminar