Páginas

viernes, 30 de noviembre de 2012

EDUARDO ALFONSO, MÉDICO NATURISTA.

Sobre la fachada del número 26 de la calle del Arenal de Madrid, a la altura del primer piso, se encuentra esta curiosa placa.
 
Foto: M.R.Giménez (2011)
Calle del Arenal, 26.

La información que recoge es minuciosa: Nombre y apellido de un doctor, fecha y hora exacta de su nacimiento además de la ubicación del piso en que éste tuvo lugar. No parece que algún grupo de insignes próceres haya subvencionado tal homenaje al médico naturista del que allí se habla, tampoco el ayuntamiento o cualquier otra entidad popular. Pero en esa fachada, a escasa distancia de otra placa que la alcaldía sí inauguró con ceremonia y que está dedicada a Isaac Albéniz, se encuentra el singular recuerdo a Eduardo Alfonso Hernán (1894-1991), uno de los primeros médicos naturistas españoles. 

Foto: M.R.Giménez (2012)
Vista del portal número 26 de la calle del Arenal.

Conocido como “doctor Alfonso”, el que fuera alumno de Santiago Ramón y Cajal se doctoró como médico y cirujano en la Facultad de Medicina de Madrid en el año 1927. Junto con los doctores Enrique Jaramillo Guillén y Casiano Ruiz de Azagra Ibarra formó el grupo de los primeros médicos naturistas de Madrid llegando a ser elegido, en el mes de junio de 1936, presidente de la Federación Naturista Madrileña. 

A la edad de veinticuatro años ingresa en el Ateneo de Madrid y junto a Mario Roso de Luna, también masón y ateneísta, funda en el café Gijón la Schola Philosophicae Initiationis en 1928, cuyo objetivo declarado era: “El estudio de las filosofías, ciencias y artes, comparadamente y en sus mutuas relaciones, y por finalidad la salud y cultura de sus miembros y su progreso moral”. Esta organización filosófica establece su centro de estudios en Manzanares el Real (Madrid), donde construye “La Casa del Filósofo”. La dictadura franquista terminó con el proyecto, tras la Guerra Civil Española. 

Fuente: Picassaweb.google.com
Alrededor del año 1929.

El doctor Alfonso se entregó de lleno a la medicina naturista, que promocionaba incansable a través de publicaciones como la revista de carácter médico “Acción Naturista”, de la que fue director y sus muchas obras de medicina natural (“Cocina vegetariana. El arte del bien guisar para los sanos y los enfermos”, “Compendio y atlas de Embriología”, “Curso de medicina natural en 40 lecciones”, “La salud de los niños por la higiene natural”). Pero también estudió y publicó sobre materias como la historia (“Compendio de Gramática Jeroglífica del Egipto Clásico”, que fue la primera Gramática jeroglífica egipcia en castellano), la música (“Guía lírica del auditor de conciertos”), la pintura y la filosofía (“Historia comparada de las religiones”). 


Fuente: "Curso de medicina natural en 40 lecciones" Editorial Kier (Buenos Aires)
 
Perteneciente a la llamada “Generación de 1914” o de la preguerra, de médicos estrictamente europeístas, puso en marcha numerosas campañas sanitarias y dio multitud de conferencias desde su licenciatura. Así, en el año 1929, un joven médico fisiatra (naturista) Eduardo Alfonso inaugura el curso organizado por la Sociedad Española de Alpinismo Peñalara disertando sobre “La higiene en los deportes de montaña” en donde puso de relieve la importancia de la respiración y de la alimentación en la práctica deportiva y “Salud, nutrición y régimen vegetariano”. 


“Tampoco estaría de más, 
ya que de baños de sol hablamos, 
que se terminasen las mojigaterías municipales 
y de moral epidérmica que 
padecemos en las playas españolas, y 
se dejase exponer a las personas algunos 
centímetros más de piel al sol”. 

1/9/1927 (Artículo publicado en “España Médica” por Eduardo Alfonso). 



Al terminar la Guerra Civil Española, el doctor Eduardo Alfonso fue represaliado y encarcelado por la dictadura franquista en el penal de Burgos durante varios años, tras los que vino el exilio en América. En el año 1948 se instaló en Chile, donde prosiguió con las conferencias sobre la medicina naturista y más tarde, en 1953, pasa a San Juan de Puerto Rico para ejercer como profesor de Biología en la Universidad de Río Piedras y de Biología e Historia en el Junior College de Puerto Rico, nacionalizándose estadounidense. 


Comienzo del prólogo de la primera edición de “CURSO DE MEDICINA NATURAL EN 40 LECCIONES”. Dr. Eduardo Alfonso. Ed. Kier (Buenos Aires). 

Esta obra tiene una singular historia que no está de más exponer. Fue comenzada en 1936 y terminada en 1939. Es decir, fue hecha durante la guerra que azotó a mi patria durante tres años inolvidables. Muchas veces la confección de sus líneas fue interrumpida por la granada de cañón que estallaba a no más que metros de distancia, o por el silbido de una bala, el tableteo angustioso de las ametralladoras o el bordoneo trágico de la aviación que obligábamos a descender a refugio más seguro. 

Sus páginas, escritas todas sin excepción, en Madrid, saben de hambres y privaciones, de inviernos fríos sin carbón, de noches largas sin más luz que una lamparilla de aceite o una vela, a cuyo mortecino fulgor fueron escritas decenas de ellas. Han sido el fruto de una época de forzoso ascetismo y renunciación, en que nos habíamos familiarizado con la idea de la muerte. 

Vivíamos en plenitud de espíritu por la alimentación menguada y la presencia constante del peligro. Y así, como en oración permanente, fueron hilvanadas sus páginas, pensando que quizá estaba escribiendo mi testamento. 



El doctor Eduardo Alfonso Hernán, médico naturista, falleció en Madrid el día 17 de abril de 1991. 






Fuentes:
Hemeroteca de la B.N.E.
Ateneodemadrid.es
“Madrid, Museo de Medicina: El oficio médico a través del arte y la historia de la ciudad” Fernando López-Ríos Fernández.
Medicina e Historia. “El naturismo médico español” Alejandro Arteche García.
Medicinanaturista.net
“Mis recuerdos” Eduardo Alfonso y Hernán.


10 comentarios:

  1. Hola Charo

    Veo que sigues valientemente con tu blog. Esta entrada es particularmente curiosa: nunca vi que se apunte la hora de nacimiento del personaje recordado en ella.
    ¡Cuántos proyectos de hombres o mujeres interesantes y creativos han sido troncados por la guerra cívil y la posguerra!

    Un beso
    Anne

    ResponderEliminar
  2. Hola Anne:
    Precisamente el dato de la hora fue lo que más me llamó la atención de esa placa de la calle del Arenal y me decidió buscar quien era la persona en cuestión.
    Efectivamente, cuando ves lo que este país hubiese podido ser sin la maldita guerra y sin la terrible dictadura, te entra toda la amargura del mundo.
    Un beso grandote y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. Este blog no admite comentarios tendentes al enaltecimiento de dictaduras pasadas o presentes.

    ResponderEliminar
  4. SE DE LA VALIA DEL DR. EDUARDO ALFONSO, MAESTRO DEL NATURISMO, A TRAVES DE SUS LIBROS.

    ResponderEliminar
  5. Debo agradecerle al Dr. EDUARDO ALFONSO que supiera reconducir mi vida recomendándome una dieta ovolactovegetariana. He leído su obra esencial "CURSO DE MEDICINA NATURAL", que me dedicó el 29/11/1984 cuando acudí a su consulta del Paseo de Rosales.

    ResponderEliminar
  6. Conocí al D. EDUARDO , en EL ATENEO DE MADRID ,SIENDO YO SOCIA estaba sentada debajo del retrato de ROSO DE LUNA y EL se me acerco ,le había preguntado a CESAR NAVARRO, si me conocía me presentara , y desde aquel día fuimos amigos inseparables ,yo lo ADMIRABA por su SABIDURIA tan profunda no solo de medicina sino en todos los campos .Lo consideraba mas que amigo MI ABUELO

    ResponderEliminar
  7. Realmente es toda una suerte haber conocido a una persona interesante y parece que Eduardo Alfonso lo era y mucho. ¡Enhorabuena!. Gracias por vuestros comentarios, Rafa y Anónima.

    ResponderEliminar
  8. HOLA CORDIAL SALUDO M.R JIMENEZ MI NOMBRE ES JORGE ELI DE BARRANQUILLA COLOMBIA, BUSCANDO UNA ASESORÍA DE MEDICINA NATURAL ENCONTRÉ AL DOC EDUARDO ALFONSO , DOY GRACIAS AL PADRE ETERNO ÁNGEL DORADO Q ME REVELO
    EN LA BÚSQUEDA DE LA SANIDAD DE MI NIÑA DE CUATRO AÑOS Q HOY SE LE INFLAMAN LOS ADENOIDES DE SU NARIZ , POR LO CUAL LE PREGUNTO SI HAY UNA PLANTA U TRATAMIENTO NATURAL ,O MEDICAMENTO , AGRADECIENDO SU SABIDURÍA Y AYUDA CELESTIAL DEL PADRE ETERNO . MI EMAIL ES jorgeli@outlook.es
    AGRADECIENDO SU GENTILEZA Y ATENCION PRESTADA
    JORGELI VACCA GUARDIOLA

    ResponderEliminar
  9. Lo conocí, era la bondad en dos patas,emanaba sabiduría y comprensión para todo lo humano. Desgraciadamente cuando vino a la Argentina estuvo poco tiempo. Estuvo en la Asociación Naturista de Buenos Aires, en la quinta que creo que ya no existe. Su libro es extraordinario, lo perdí pero lo voy a comprar de vuelta. Si hubiera seguido los consejos de sus páginas no tendría todos los problemas de salud que tengo hoy.

    ResponderEliminar
  10. Mi abuelo eran gran amigo de Don Eduardo Alfonso, en uno de sus libros menciona a mi abuelo como gran amigo e insobornable vegetariano. Aun conservo varias cintas de algunas conferencias que dio

    ResponderEliminar