Páginas

lunes, 17 de abril de 2017

CAPELLANES, MUCHO MÁS QUE UN CAFÉ.

La calle de Capellanes (actual c/ del Maestro Victoria y antes de Mariana Pineda) albergó, desde el año 1559, uno de los edificios con la historia más versátil de Madrid: La Casa de la Misericordia. 

Maqueta de León Gil de Palacio (1830).
Entre la Puerta del Sol y la plaza de las Descalzas, señalada por una flecha, aparece la Casa de la Misericordia.

La Casa de la Misericordia, que comenzó siendo hospital y más tarde vivienda para capellanes, pasó a alojar diversos negocios tras la desamortización de 1836: juzgados, imprentas, salones de alquiler, bailes, cafés y varios teatros. El precio de esta casa fue tasado para su venta en 2.538.396 reales en 1837.

A partir del año 1850, y tras acometer no pocas reformas en su interior, la antigua Casa de la Misericordia se convertiría en los salones de baile más famosos de la historia del Madrid del siglo XIX. 

Su espléndido patio central fue cubierto, adornado con grandes espejos y formidables lámparas. El local se alquilaba, sobre todo para las fiestas de máscaras en carnaval, a todo tipo de asociaciones. Allá bailaban las damas ilustres junto a sus cocineros, las modistas y los grandes de España, las doncellas con los señoritos camuflados tras los diversos disfraces. Así este salón sería conocido con el nombre de Baile de Capellanes, enclavado en la por entonces triste, desierta y oscura calle de Capellanes, número 10, con vuelta a la calle de la Tahona de las Descalzas.

Fuente: Es.wikipedia.org
"Baile de Capellanes" pintado entre 1860-1865 por Ricardo Balaca Oreja-Canseco.

En el mes de marzo de 1860 el baile fue convertido en el primer teatro-café de Madrid. En la parte izquierda de la entrada a su salón principal se construyó un pequeño escenario, se instaló un ambigú o cantina y pasó a llamarse Teatro-café de Capellanes. 

El reconvertido salón de espectáculos también se ubicó en el antiguo patio del edificio, que ya antes había sido techado. Sus cuatro grandes columnas, que ejercían de soporte, entorpecían la vista de las representaciones desde algunos veladores que se habían dispuesto en las galerías que rodeaban la sala. Pero nada de esto importaba porque, tras la función, todo el mundo deseaba participar en el baile final.

Había comenzado la moda de los teatros líricos, así llamados porque amenizaban con música entre cada uno de los espectáculos del programa. Dos reales daban derecho a ver las funciones del día y a una consumición de café o helados por valor equivalente. Las mujeres tenían la entrada gratuita.

Fuente: bdh-rd.bne.es (1873)

El de Capellanes fue uno de los primeros locales de Madrid en popularizar el baile del can-can y las críticas encolerizadas no se hicieron esperar. Mientras la autoridad competente exigió a las bailarinas el uso de pololos, la voz del púlpito de la iglesia de Montserrat expelía encolerizada: “Jóvenes que estáis bailando, al infierno vais saltando”. 

En el mes de enero de 1868 el Teatro-café de Capellanes acometió reformas tanto en sus localidades como en el palco escénico y pasó de denominarse Teatro de Alarcón. Su programación era muy similar a la de su antecesor combinando obras teatrales con música y baile, en un primer momento. Alrededor del año 1870 las funciones de teatro parece que habían ganado la partida.

El negocio de la calle de Capellanes volvió a cambiar de dueño, inaugurando el Teatro-café del Liceo en el mes de diciembre de 1874. Este nuevo teatro estaba decorado por el magnífico escenógrafo Eduardo Montesinos.

Por fin, el día 20 de mayo de 1875, aquel coliseo de la calle de Capellanes se convirtió en un lugar elegante, cómodo, limpio y aseado, a decir de la crítica del momento, al inaugurarse allí Teatro de la Risa.

Fuente: B.N.E. (1882)
Teatro de la Risa.

Completamente restaurado, el de la Risa era un teatro de aspecto distinguido y confortables localidades. La embocadura del escenario era sencilla y de buen gusto tras de la que caía un gran telón, obra del pintor Francisco Plá Vila, de colorido vigoroso y buena entonación.

El programa del Teatro de la Risa contenía la representación de varias comedias, entre las que una orquesta interpretaba sinfonías y algún solista novel ejecutaba piezas al violín. El espectáculo se completaba con una exhibición de danza a cargo del cuerpo de baile de la compañía.

La historia del famoso número 10 de la calle de Capellanes volvió a reescribirse con un nuevo cambio de dueño y la correspondiente remodelación del local. El día 30 de abril de 1884 se inauguró el Salón Romero, propiedad del empresario y editor musical Antonio Romero Andía.

Fuente: Mcu.es (1884-1896). Fotografías de Jean Laurent.
Dos aspectos del Salón Romero y su magnífica decoración.

Con capacidad para seiscientos espectadores, el lujoso Salón Romero fue destinado a conciertos. Una parte del recinto fue reservada para el depósito de las nueve mil obras musicales del fondo editorial de su propietario, que además exponía ciento treinta pianos y harmonios en los laterales de la sala.

Fuente: Fotografía de la izquierda Pinterest.com (1884). Fotografía de la derecha: M.R.Giménez (2017)
Vistas tomadas desde el mismo lugar de la plaza de las Descalzas. A la izquierda aparece señalado el Salón Romero el mismo año de su inauguración y a la derecha el edificio que hoy ocupa su lugar.

Romero no escatimó en la opulenta decoración de su Salón, dotado de excelente resonancia y un magnífico alumbrado. Las obras fueron dirigidas por el arquitecto José Marín-Baldo Caquia y su hijo, José Marín-Baldo Burgueros, realizó las pinturas del proscenio y el gran medallón del techo que representaba la alegoría de la Música de baile. El pintor Manuel Picólo López intervino en los ocho retratos de compositores que en sendos medallones adornaban el techo del Salón, así como en los que representaban a la Música religiosa y a la militar. El escenógrafo y pintor Pedro Valls ejecutó otro medallón conteniendo la imagen de la Música imitativa, revistiendo también los muros del local con veinte tapices pintados que mostraban escenas de zarzuelas y óperas. En la fastuosa decoración del Salón Romero intervinieron además el escultor Miguel Ángel Trilles, con cuatro bustos instalados en la cúpula central, y José Aterido, realizando los calados en zinc de las lucernas.

Fuente: Hemerotecadigital.bne.es (1885).

Los viejos muros del siglo XVI de la calle de Capellanes, número 10, aún albergarían otro elegante y último teatro. Propiedad de la Sociedad Olimpia, el día 4 de febrero de 1897 quedó inaugurado el Teatro Cómico.


Fuente: B.N.E. (1933)
Fachada del Teatro Cómico.

Con capacidad para ochocientos espectadores el Teatro Cómico modernizó algo de la vieja estructura del antiguo Salón Romero, pero mantuvo gran parte de su preciosa decoración. El escenario de la antigua sala de conciertos elevó su altura y abrió un espacio, delante del proscenio, donde se situaría la orquesta. 

Aunque fue dotado de un nuevo y potente alumbrado eléctrico el nuevo teatro tenía la desventaja de impedir la visión de las funciones en muchas de sus localidades, debido a las grandes columnas que sustentaban el techo cerrado del primitivo patio donde estaba ubicado. Fue así como, pocos meses después de ser inaugurado, volvió a realizar importantes obras en su interior.

Arrendado por la compañía propietaria al actor Enrique Sánchez de León, el proyecto del nuevo Teatro Cómico sería encargado al arquitecto Julio Martínez-Zapata Rodríguez, quien desmantelaría la antigua cúpula y sus gruesas columnas para realizar un moderno recubrimiento con soportes más estrechos, subiendo la altura del techo para dotar de más amplitud al local. La nueva estructura daría espacio para levantar dos pisos cómodos y elegantes, distribuyendo las localidades en varias zonas bien repartidas, separadas por anchos pasillos, a las que se sumaron veintiséis nuevos palcos a derecha e izquierda de la embocadura del escenario y en el entresuelo, además un palco regio. 

La inclinación del suelo, hasta entonces plano, de la zona correspondiente al patio de butacas fue modificada dando ciertas garantías visuales contra la altura excesiva de los sombreros de las señoras. Allí se instalaron confortables asientos en madera de nogal, colocados en rampa.

Una nueva obra, en el año 1922, modernizaría aún más el Teatro Cómico haciendo desaparecer las pinturas y el ornato del antiguo Salón Romero, por completo. Sus paredes se pintaron en colores marfil y oro, tapizando los pasillos y el techo con telas de claras tonalidades.


Fuente: diariomadrid.net (1968)
Fachada del Teatro Cómico poco antes de ser derruido.

En octubre de 1969 la piqueta entró sin compasión tanto en el Teatro Cómico como en los edificios circundantes, para convertir el terrero correspondiente al número 10 de la calle del Maestro Victoria (antigua de los Capellanes y de Mariana Pineda) en una explanada que serviría de atrio para la entrada del nuevo edificio de unos grandes almacenes.





Fuentes:

Bdh-rd.bne.es
Diariomadrid.net
“En las Descalzas Reales de Madrid. Estudios históricos, iconográficos y artísticos” Elías Tormo.
Es.wikipedia.org
“Guía de Madrid” Ángel Fernández de los Ríos.
“Hemeroteca de la Biblioteca Nacional de España”
“Las calle de Madrid” Pedro de Répide.
Mcu.es
Pinterest.com
Prensahistorica.mcu.es

miércoles, 22 de marzo de 2017

EL CAFÉ DEL ESPEJO DE LA PLAZA DEL ÁNGEL.

En el antiguo número 1 de la plaza del Ángel (*) de Madrid estuvo situada hasta el año 1849 la conocida como Casa del Consulado, lugar donde el Tribunal de Comercio celebraba sus audiencias. En locales del mismo edificio vinieron a instalarse: la Bolsa de Madrid (1831 - 1832), el Ateneo Científico y Literario (1839 - 1848) y varios cafés a lo largo del tiempo, hasta que el inmueble fue derribado y sustituido por el que actualmente tiene su entrada por la calle de Carretas, número 33.

(*) La plaza o plazuela del Ángel comenzaba, en la época de la que hablamos, en la calle de Carretas. En la actualidad tiene su inicio junto a la calle de la Cruz.

Fotografía: M.R.Giménez (2015)
Maqueta de León Gil de Palacio del año 1830. Señalada con un círculo la Casa del Consulado, al final de la calle de Carretas donde entonces comenzaba la plazuela del Ángel.

Tras el cambio de ubicación de la Bolsa de Madrid, desde la plazuela del Ángel a la calle de Carretas, el local que dejó vacante este mercado de valores se convertiría en el primero de los cafés que con el tiempo abrieron en el edificio que, hasta su demolición, sería conocido como la Casa del Consulado. Fue así como, alrededor del año 1833, vino a inaugurarse allí el Café de la Bolsa, con espléndidos billares en su entresuelo y dos recintos en los que se podrá jugar al chaquete (semejante al backgammon), ajedrez y damas. La zona del café, en la planta baja, ofrecía conciertos con canciones patrióticas antiguas y modernas, de 7 a 10 horas de la noche.

Fotografía: M.R.Giménez (2015)
Maqueta de León Gil de Palacios en la que aparece señalada la fachada principal de la Casa del Consulado, en la plazuela del Ángel.

Tras varios traspasos el Café de la Bolsa abandonaría su local, dando paso así al Café del Espejo, el regenerador de los cafés de Madrid.

En Madrid no hubo cafés decentes hasta que se abrió el Café del Espejo en la plazuela del Ángel, de la mano del industrial catalán Ignacio Balart. Hasta su apertura la decoración de los establecimientos del ramo era incómoda, oscura y algo cochambrosa; las mesas eran de pino coloreado con varias manos de pintura y sus respectivos desconchones, las copas de hojalata, las cucharillas estaban confeccionadas en un metal que se volvía negro y se derretía con el calor del café. Las salas apenas se alumbraban mediante lamparillas que contenían un aceite de incierta procedencia, que despedía un olor pestilente y tiznaba las paredes. 

Inaugurado el día 30 de mayo de 1846, el Café del Espejo cambió radicalmente el concepto de lo que hasta entonces había sido la comodidad en este tipo de locales. 

Fuente: Biblioteca Nacional de España (1846).
Vista del salón gótico del Café del Espejo.

Con un coste superior a los 12.000 duros gastados por su dueño en hermosear sus salones, el del Espejo se convertiría en el ejemplo a seguir por todos los demás cafés. La suntuosidad y el lujo de sus adornos exceden a todo elogio, pudiendo decirse que fue el más suntuoso sin disputa de los infinitos establecimientos de esta clase que hay en Madrid.

Su decoración pasó del papel pintado, de moda en todos los cafés, a la pintura de fondo blanco en paredes y techos, que hacía resaltar unos espléndidos relieves en dorado y azul. Se instalaron espejos de tamaño extraordinario, colocados en magníficos marcos e intercalados entre cuadros de pintores conocidos en su fastuoso salón gótico. Muebles refinados, innovadoras mesas cubiertas en mármol blanco, banquetas y sillas elegantemente tapizadas en tela de damasco azul. Sobre los veladores se instalaron chufetas (pequeños braseros) de latón para encender los cigarros y por vez primera las consumiciones se acompañaban con cubiertos de plata, servidas con esmero por mozos uniformados.

El local tenía un excelente alumbrado de gas y fue el primer café en ofrecer conciertos, de composiciones ligeras y piezas de ópera, en el piano colocado en uno de los ángulos del salón principal. 

Tan sólo dos meses después de la inauguración del ultramoderno Café del Espejo la casa de la plazuela del Ángel comenzó a amenazar ruina, mientras varias obras de remodelación trataban de salvar el enorme gasto realizado en la decoración del negocio. Balart, su dueño, trasladó su establecimiento al Pasaje del Iris (pinchad) entre la calle de Alcalá y la carrera de San Jerónimo, inaugurando así el nuevo Café del Espejo (o del Iris) en el mes de mayo de 1849, justo cuando comenzó la demolición de la vieja Casa del Consulado de la plazuela del Ángel.

Fotografía: M.R.Giménez (2017)
Edificio que actualmente ocupa lo que antaño fue la Casa del Consulado, hoy plaza de Jacinto Benavente. El inmueble tiene su entrada por la calle de Carretas, nº 33.

Este nuevo Café del Espejo o del Iris, situado en el pasaje de la calle de Alcalá, desapareció en el año 1866 dejando paso al majestuoso Café de Madrid.



Fuentes:

Es.wikipedia.org
“Guía de Madrid. Manual del madrileño y del forastero” Ángel Fernández de los Ríos.
Hemeroteca del ABC.
Hemeroteca de la Biblioteca Nacional de España.
Ids.lib.harvard.edu

martes, 7 de marzo de 2017

FIDELA FERNÁNDEZ DE VELASCO “FIFI”.

Nadie podía imaginar, porque casi ninguno sabía, que aquella mujer vigorosa, recia y tenaz, de rizoso pelo rubio, estatura media y siempre vestida con ropa de vivos colores, había sido una de las más valientes y audaces milicianas que combatieron por la II República, en primera línea, durante la Guerra Civil Española (1936-1939).

Fuente: ABC (1936).
 Fidela Fernández de Velasco "Fifi", en la parte inferior de la fotografía.
Rosario Sánchez "Dinamitera", en la parte superior.

Fidela Fernández de Velasco Pérez, a quien todos llamaban Fifi, era una mujer muy conocida por todos los montañeros y escaladores que frecuentaban La Pedriza, en la Sierra de Guadarrama (Madrid), entre los años sesenta y setenta del siglo pasado. Se ganaba la vida conduciendo un pequeño autobús de cuarenta plazas, que hacía la ruta entre el pueblo de Manzanares el Real y la zona de Canto Cochino, cuando aún aquella parte de la sierra madrileña no estaba tan masificada de visitantes.

Conductora desde los dieciséis años, Fifi dominaba como nadie los casi siete kilómetros de angostas curvas de la serrana carretera, siempre acompañada por su perrita Laika. Por aquellos años – entre 1966 y 1980- resultaba bastante inusual ver como una mujer que había sobrepasado la cincuentena, manejaba con soltura el volante de un autobús abarrotado de ruidosos montañeros.

Fifi era una mujer de carácter, un personaje del que jamás nadie se olvida. Todo el mundo la respetaba, valoraba su trabajo y jamás dejó a nadie tirado, si sabía que la estaban esperando.

Fuente: guadarramaymas.com (2000).
Fidela Fernández de Velasco.

Sin embargo Fifi, Fidela Fernández de Velasco, fue mucho más: 

Miembro de las Juventudes Comunistas desde los trece años de edad quería detener a los fascistas y por ello se alistó voluntariamente como miliciana, al igual que muchas otras mujeres, al comenzar la Guerra Civil Española. En agosto de 1936 el diario “La Vanguardia” informó que Fidela Fernández de Velasco había sido destinada a luchar en Somosierra, donde se había distinguido por su valor en este frente de batalla. 

“No le conté a nadie que iba a la guerra. Si no, no me lo hubiesen permitido. La gente con la que vivía no me hubiese dejado ir nunca sin el permiso de mi padre. Me lo hubiesen impedido con todos los medios. Y a las otras les sucedía lo mismo. Los camiones partían con unos minutos de retraso, y algunas daban prisa al conductor: corre, arranca ya, que si no, todavía va a venir mi madre y me va a tirar de las orejas”, contaba Fidela a la periodista Ingrid Strobl a principios de los años ochenta del siglo pasado. 

Ella luchó contra los fascistas desde el principio de la Guerra Civil Española. Muy poco después de ser enviada al frente de Madrid, participó en un ataque que capturó con éxito un cañón de los fascistas derrotados. Más tarde combatió en Toledo y luego regresó al frente de Madrid donde fue trasladada a la misma unidad que Rosario Sánchez Mora (Rosario La Dinamitera). Fidela estuvo siempre involucrada en las acciones más peligrosas. No sólo luchó en las líneas del frente, sino que también participó en muchas misiones detrás de las líneas enemigas como parte de un grupo de tropas de choque.

Fuente: B.N.E. (1936)
Milicianas madrileñas voluntarias al comenzar la Guerra Civil Española.

Al terminar la Guerra Civil Española, Fidela Fernández de Velasco fue detenida y encarcelada, junto a otras 3.000 represaliadas republicanas, en la prisión madrileña para mujeres de Ventas.

Fidela sintió mucha extrañeza al recibir la llamada de Ingrid Strobl con el fin de entrevistarla para su libro “Partisanas. La mujer en la resistencia armada contra el fascismo y la ocupación alemana (1936-1945)”. Quería saber por qué nos interesaba tanto su vida como miliciana, ya que a nadie le había preocupado todo eso hasta entonces.

Con esta pequeña reseña histórica sobre Fidela Fernández de Velasco, “Fifi” los Antiguos cafés de Madrid quieren rendir homenaje a todos los milicianos y las milicianas invisibles, en muchos casos aún desaparecidos, que lucharon contra el fascismo durante la Guerra Civil Española. 



FELIZ DÍA 8 DE MARZO. ¡SALUD!





Fuentes:

Abc.es
Co.bas Sindicato de Comisiones de Base.
Guadarramaymas.com
Hemeroteca de la B.N.E.
Lamarea.com
Lavanguardia.com
“Partisanas. La mujer en la resistencia armada contra el fascismo y la ocupación alemana (1936-1945)” de Ingrid Strobl.

miércoles, 1 de febrero de 2017

CAFÉ COLONIAL Y EL ULTRAÍSMO.

Si nos fijamos bien, el número 3 de la calle de Alcalá de Madrid hoy no existe. En la actualidad, y desde mediados de los años cuarenta del siglo pasado, lo ocupa una calle peatonal titulada Pasaje de la Caja de Ahorros.

Fuente: urbanity.es (1880). Fotografía de la derecha: M.R.Giménez (2015).
En el año 1880 el edificio donde se situaba la tienda de vinos y la Fonda del Comercio se correspondía con el nº 1 de la calle de Alcalá. Junto a él, a su derecha, los toldos de la Farmacia de Vicente García Lomana, donde se instalaría después el Café Colonial. Hoy, la casa de este café no existe y en su lugar se abre el pasaje de la Caja de Ahorros.

Tras las obras de remodelación de la Puerta del Sol, ejecutadas entre los años 1857 y 1862, vino a instalarse la oficina de farmacia y laboratorio del doctor Vicente Lomana en el contiguo número 3 de la calle de Alcalá. Años después, en 1888, ese local albergaría uno de los más olvidados, pintorescos y concurridos cafés de Madrid, por sus tertulias literarias. El Café Colonial. 

Fuente: Hemeroteca de la Biblioteca Nacional de España. (1933).

El Colonial era un pequeño local, un café muy bonito al que iban cupletistas, actores, actrices, literatos, toreros… Nunca cerraba sus puertas, a excepción de las primeras horas del alba y para su limpieza. Dijeron de él que era el café de los artistas frustrados, por la gran cantidad de creadores desamparados que pasaron por sus mesas. En realidad fue el último café bohemio de Madrid.

Refugio tradicional de trasnochadores, fue el iniciador de las llamadas medias raciones, siendo el primero de los cafés en servir cocido, pote gallego, paellas en cacerola y suculentos solomillos, a cualquier hora del día.

Su salón principal estaba decorado con espejos en las paredes, veladores cubiertos de mármol y asientos tapizados en rojo, por lo que era conocido como “el café de los divanes” y apodaba sus mesas con el nombre del director correspondiente a cada una de las tertulias que allí se reunían. En el entresuelo tenía dispuestas varias mesas de billar de la marca Brunswick.

Fuente: prensahistorica.mcu.es (1912)
Interior del Café Colonial.

Parece que el Café Colonial tenía dos fisonomías diferentes: durante el mediodía y por la noche, era un lugar alegre donde se comía bien. De madrugada, su público era ruidoso y jaranero.

Cómicos de relevancia en las primeras décadas del siglo XX, como Loreto Prado y su inseparable Enrique Chicote, la bailaora Pastora Imperio o la popular cupletista Consuelo Portela “La Chelito”, asistían con frecuencia a El Colonial cuando terminaban sus espectáculos.

Alrededor del año 1915 ya era famosa la tertulia literaria compuesta por los periodistas José Ortega Munilla (padre del filósofo José Ortega y Gasset), Mariano de Cavia, los escritores Leopoldo Alas “Clarín", Manuel Fernández y González y el filósofo Miguel de Unamuno.

Sobre las mesas de El Colonial Enrique López Alarcón y Ramón de Godoy escribieron el drama en verso “La Tizona” (1914) y Fernando Mora la novela costumbrista titulada “La Magdalena en el Colonial” (1920). El autor José Augusto Trinidad Martínez Ruiz “Azorín”, dio nombre a la Generación del 98 en este café.

Fuente: bdh.bne.es (1905)
Calle de Alcalá. Señalada por la flecha, la ubicación del Café Colonial. 

Era el año 1916 cuando una mujer extraña, rubia, algo gordezuela y con aspecto no muy cuidado, comenzó a hacerse popular en los cafés de la Puerta del Sol. 

Llegaba después de medianoche al Café Colonial acompañada de un hombre anguloso, de perfil judío, pequeña barba, espesa melena y aspecto tan desaliñado como el de su compañera. Tras los cristales de sus lentes fosforescía la luz de una mirada penetrante y sonreía con perseverancia.

La mujer portaba siempre una voluminosa carpeta colgada del hombro, que contenía dibujos al pastel y trataba de vender a los parroquianos de los cafés, pidiendo por ellos sólo la voluntad. Mientras, su compañero se quedaba esperando en un rincón al fondo del Café Colonial con el cuello alzado de su gabán, quizá demasiado grande. 

Al fin se descubrió que ambos eran emigrados rusos y un día desaparecieron tras el rastrillo de la cárcel. Ella se llamaba Natalia Ivanovna Sedova y él Lev (Leiba) Davidovich Bronstein, más conocido por el nombre de León Trotsky.

Fuente: Hemeroteca de la B.N.E. (1912).
Cocina del Café Colonial.

Se puede decir que el Ultraísmo –el último de los ismos- se inició en el Café Colonial de la mano del poeta, escritor, ensayista, hebraísta y traductor Rafael Cansinos Assens (1882-1964) quien tuvo allí su tertulia, donde agitó y animó las vanguardias.

Surgido en el año 1918, el Ultraísmo fue un movimiento que pretendía renovar la poesía huyendo del tópico: Hay que dejar todo atrás. Hay que seguir adelante. Su manifiesto, editado en el año 1919, fue escrito en el Café Colonial por la tertulia de Cansinos Assens, que se reunía todos los sábados a las 12h. de la noche y concluía al amanecer.

Los ultraístas rechazaban la rima en la poesía rehuyendo lo sentimental, lo trágico y el intimismo. Por el contrario proponían la utilización de la metáfora, los neologismos, tecnicismos y las palabras esdrújulas, en sus composiciones. El manifiesto “Ultra” no contenía programa ni normas estéticas, era un movimiento literario y no una escuela; jamás se escribió nada contra los poetas anteriores.

Xavier Bóveda, Cesar A. Comet, Fernando Iglesias, Guillermo de Torre, Pedro Iglesias Caballero, Pedro Garfias, J. Rivas Panedas, J. de Aroca, fueron los firmantes de aquel manifiesto “Ultra”, de acuerdo con la orientación de Cansinos Assens. A comienzos de los años veinte del siglo pasado en el Café Colonial se uniría a este movimiento un joven Jorge Luis Borges, que llevaría el Ultraísmo hasta Hispanoamérica. Otros poetas destacados en este movimiento fueron: Lucía Sánchez Saornil, Tomás Luque Moyano, Gerardo Diego Cendoya, Vicente Huidobro Fernández, Juan Chabás Martí y un largo etcétera.

Fuente: Biblioteca Nacional de España (1919).
Ejemplar de la revista "Cervantes" en la que aparece el manifiesto "Ultra" por primera vez.

El Colonial prosiguió con las tertulias, los bohemios, sus cenas especiales a tres pesetas, desde las 12 horas de la noche (1925) y con su famoso camarero Juanito Cruz, padre de veintisiete vástagos, toda una institución portasoleña.

En el mes de abril de 1936 se anunciaban las grandes reformas llevadas a cabo en el Café Colonial. Su nuevo dueño, Ramón Rubio, había encargado la remodelación del local al arquitecto Adolfo López-Durán Lozano. 

La planta baja de El Colonial se convirtió en un espacioso bar americano para el servicio de aperitivos, cervezas y vinos. El entresuelo fue dividido en diez comedores independientes que llevaban los nombres de ilustres parroquianos que habían pasado por el café a lo largo de la historia, con su retrato y biografía. (J. Romero de Torres, Frascuelo, Pérez Galdós, Gabriel y Galán, Martí –José-, EÇa de Queirós, Bretón). 

Fuente: Biblioteca Nacional de España (1936).
Interior de El Colonial con las puertas de los comedores y el interior de uno de ellos.

Tres meses después de la apertura del renovado Café Colonial comenzó la Guerra Civil Española. En el mes de noviembre de 1936 varias bombas incendiarias cayeron sobre el edificio de El Colonial y las casas colindantes, reduciendo a escombros su interior y provocando un fuego que tardó tres días en ser extinguido. 


Fuente: Pares.mcu.es (1936) Fotografía de Luis Lladó.
A la izquierda, la fachada del Café Colonial. Todas las casas quedaron destruidas.

Los edificios correspondientes a los números 1, 3, 5 y 7 de la calle de Alcalá, fueron demolidos, modificándose la disposición de la vía. 

Fuente: Pares.mcu.es (1936). Fotografía de la derecha: M.R.Giménez (2014).
Principio de la calle de Alcalá, mismo lugar. Señalada por la flecha, la fachada del Café Colonial, destrozado.

A partir del año 1944 comenzaría la construcción del existente Pasaje de la Caja de Ahorros y del actual edificio que hoy se corresponde con el número 1 de esa vía.





Fuentes:

Bdh.bne.es
Cervantesvirtual.com
Es.wikipedia.org
Fundacion.cansinos.org
Hemeroteca del ABC
Hemeroteca de la B.N.E.
Mcu.es
Pares.mcu.es
Prensahistorica.mcu.es
Urbanity.es

martes, 10 de enero de 2017

CERVECERÍA BAVIERA DE LA CALLE DE ALCALÁ.

Instalada a todo confort y con lujo severo, la modernísima Cervecería Baviera fue inaugurada el jueves 11 de junio de 1931, en el entonces número 37 (hoy nº 33) de la calle de Alcalá de Madrid.

Fuente: B.N.E. (1931)
Fotografía de la derecha: M.R.Giménez (2016).
Fachada de la Cervecería Baviera cuando fue inaugurada y en la actualidad.

Propiedad de Esteban Salas, quien contaba con numerosos establecimientos de restauración en Barcelona, esta cervecería ofrecía refinamientos asequibles a precios económicos. Tapas patentadas, “foie-gras” y magníficos canapés de caviar recibido diariamente de Rusia por vía aérea, acompañaban a la rica y fresca cerveza madrileña o a la de marca Walsehim, allí servidas. El establecimiento completaba sus consumiciones con una carta de pescados y carnes cocinados en una parrilla a la vista del público.

Fuente: B.N.E. (1931)
Anuncio de la inauguración.

Instalada en un local de pequeñas proporciones, según la prensa del momento, su decoración imitaba a las cervecerías alemanas: paredes con friso rematado por listones, techo de vigas a la vista, abundantes mesas y sillas de robusta madera repartidas por todo su espacio y profusión de lámparas con acogedora luz. 

Fuente: B.N.E. (1931)

Con el objetivo de ofrecer una copa de champán al Jefe del Gobierno y a sus compañeros, así como a las Cortes Constituyentes, en la persona de Julián Besteiro el día 14 de agosto de 1931 llegaron a la Cervecería Baviera dos camareros barceloneses, tras realizar a pie el recorrido entre ambas ciudades. Juan Pascual y Andrés Carrión, desearon así homenajear a la recién instaurada II República Española, que había sido proclamada cuatro meses antes. 

Una gran multitud de simpatizantes republicanos se dieron cita en esta cervecería y con gran entusiasmo acompañaron a los dos camareros, que a las seis de la tarde de ese mismo día se dirigieron al Congreso para llevar a cabo el agasajo.

Fuente: Urbanity.es (década de los años 30 del siglo XX).
Fachada de la Cervecería Baviera señalada con una flecha y situada junto al Café Aquarium (pinchar para ver su historia).

Con el tiempo la Cervecería Baviera se convertiría también en restaurante. El negocio, que en el año 1972 fue traspasado por su primitivo dueño, reabriría con el mismo nombre en el mes de abril de 1981, conmemorando sus bodas de oro. 

Seis años más tarde el antiguo local de la Cervecería Baviera se convirtió en el restaurante Don Pelayo.

Fuente: ABC (1987)
Inauguración del restaurante Don Pelayo (antes Cervecería Baviera).

El edificio de la calle de Alcalá, número 33 fue construido en el año 1900. En la actualidad se encuentra en fase de rehabilitación, desocupado, tapiado y parcialmente demolido.



Fuentes:

Hemeroteca del ABC
Hemeroteca de la B. N. E.
Urbanity.es

sábado, 31 de diciembre de 2016

lunes, 5 de diciembre de 2016

EL TEATRO DE APOLO Y SU CAFÉ.

Muy conocida es la abundante historia del terreno que hoy ocupa el número 45 de la calle de Alcalá de Madrid. 

Fotografía: M.R.Giménez (2014)
Antiguo edificio del banco de Vizcaya, donde estuvo el Teatro de Apolo.
Junto a él la iglesia de San José (s. XVIII).

Allí estuvo parte del convento de San Hermenegildo del Carmen Calzado desde el siglo XVI, dentro del que se vino a instalar el Café de Solís (que luego cambiaría su nombre por el de Café de Cervantes) hasta mediados del siglo XIX, cuando fue demolido el edificio.

Sobre dicho terreno se edificaría el famoso Teatro de Apolo, que en un primer momento llevó el nombre de Teatro de Moratín, siendo inaugurado el día 23 de noviembre de 1873.

Fuente: B.N.E. (1872).
Fachada del Teatro de Apolo al término de las obras. A la derecha se aprecia el primitivo nombre "Teatro de Moratín".

Propiedad del banquero José María Fontagud Gargollo, el Apolo fue construido dentro, y a la vez, de un edificio cuyos pisos superiores serían destinados al arrendamiento de particulares y oficinas. 

Este lujoso teatro de estilo Rococó francés fue diseñado por los arquitectos Próspero (¿) Chanderlot y F. Festau, ejecutando la obra Alejandro Sureda Chappron. 

En su fachada de piedra labrada se abrían tres grandes arcadas, destinadas al paso de carruajes. En cada uno de sus extremos había dos puertas más pequeñas que daban paso al público que a pie asistía a las representaciones, sirviendo además como portales de acceso a las viviendas superiores. Todas ellas se cerraban con cancelas de hierro. 

Fuente: Vitoria-gasteiz.org (1896).
Entrada lateral del Teatro de Apolo.

Cuatro máscaras, representando la comedia y la tragedia, separaban cada una de las arcadas de acceso; encima de ellas, relieves con guirnaldas de flores y frutos remataban las bases sobre las que se habían instalado cuatro estatuas que simbolizaban las artes escénicas. 

Nada más pasar al interior del teatro se llegaba en un ancho vestíbulo semicircular cubierto, por el que entraban y salían los carruajes de los más privilegiados, adornado por dos columnas de hierro fundido y otras seis que imitaban el mármol. Completaban la ornamentación estatuas de bronce, grandes maceteros, candelabros y multitud de lámparas. Una balaustrada de hierro separaba del público asistente la zona de paso de los vehículos. 

Fuente: Historias-matritenses.blogspot.com.es (Ricardo Márquez)
Vestíbulo del Teatro de Apolo con el paso de los carruajes.

Tras este primer vestíbulo se pasaba a una galería acristalada en donde se instalaron las taquillas y las oficinas. A su derecha se encontraba el primitivo café del teatro, con camareros de patillas alfonsinas y cuyo alumbrado tenía mecheros de gas con llamas en forma de abanico. En este café, algunos años después, el dramaturgo Carlos Arniches Barreda establecería su tertulia.

Un tercer vestíbulo, adornado con estatuas de bronce y arañas de cristal, daba acceso al patio de butacas y a las escaleras de mármol que conducían a los palcos de los pisos superiores. 

Con capacidad para 2.137 espectadores, el Teatro de Apolo era un coliseo suntuoso, digno, artístico y bello. Sus cuatro pisos habían sido decorados por artistas de renombre, como los pintores: Francisco Sans Cabot (techo de la cubierta), José Vallejo Galeazo (techo del teatro), Francisco Pla Vila (telón de boca) y Manuel Domínguez Sánchez. Giorgio Busato y Augusto Ferri se ocuparon del interiorismo y de la escenografía.

Fuente:Mcu.es (finales del siglo XIX).
En la fotografía de Jean Laurent se expone la muestra del pintor Francisco Sans Cabot, para la realización de la obra que ejecutaría en el techo de la cubierta del teatro.

El Teatro de Apolo estuvo destinado a la representación de obras dramáticas, en un primer momento. Los altos precios de sus entradas no eran accesibles para todo el mundo y la falta de calefacción (llegó a ser conocido como el Teatro de los Pozos de la Nieve), unida a que la mala orientación de algunos de sus palcos impedía ver la función, le hicieron decaer a partir del año 1878.

Una gran reforma del local tuvo lugar a principios de la década de los años ochenta del siglo XIX. El Apolo no sólo hizo más confortable la sala, sino que cambiaría completamente su repertorio para llegar a ser conocido a principios del siglo XX como La catedral del género chico, gracias a las representaciones de zarzuela. 

Andando el tiempo, en el Teatro de Apolo se inauguró un nuevo café. Inicialmente anunciado como elegante salón de té, la noche del 28 de abril de 1923 abrió sus puertas el Café Savoia.

Fuente: B.N.E. (1923)
Interior del Café Savoia cuando fue inaugurado.

Tomás Salcedo, propietario del nuevo café, quiso recrear un ambiente aristocrático en su establecimiento. Altos techos, friso de madera en paredes y columnas, además de un cómodo mobiliario con butacas tapizadas en pana y calefacción, conformaban una decoración severa y elegante.

El Savoia tenía dos plantas. A pie de calle, un amplio salón dotado de un pequeño bar lo comunicaba directamente con el teatro. En el piso superior o principal había dos preciosos salones, con preferencia para las señoras y acceso independiente por el portal de la casa.

El ambiente del Savoia variaba sustancialmente a lo largo del día. Desde su apertura hasta poco más de las seis de la tarde, el local se llenaba con gente de teatro. Actores, actrices, agentes y empresarios allí ultimaban los detalles sobre la formación de sus nuevas compañías. En este café se organizaron numerosos banquetes para homenajear a los compositores de las zarzuelas con mayor éxito en el Teatro de Apolo. 

A media tarde comenzaba la música de los conciertos, en su pequeño escenario dotado de tramoya, a los que solían asistir las niñas bien para tomar el té. En los salones superiores, comenzaban las tertulias.

Fuente: B.N.E. (1928)

El Café Savoia fue, a partir del año 1925, el domicilio social del Athletic Club (luego, Atlético de Madrid) y su entresuelo el lugar donde se instaló la secretaría de esta asociación. Allí se vendían las entradas para los partidos de fútbol y tenían lugar las reuniones de las juntas generales del club. 

Fuente: B.N.E. (1929).
Camareros despedidos por el cierre del Café Savoia, posando en el interior del establecimiento.

A pesar del gran éxito alcanzado por el Teatro de Apolo, en especial durante la última sesión de sus representaciones diarias llamada “La Cuarta del Apolo”, el edificio fue vendido y derribado para construir el banco de Vizcaya (actualmente ocupado por dependencias del Ayuntamiento de Madrid).

En el año 1921 la familia del banquero Gargollo, primer propietario del inmueble, lo había vendido por cinco millones y medio de pesetas a una sociedad. Poco tiempo después el edificio salió a subasta, siendo adquirido nuevamente por esos primeros propietarios y al mismo precio en que lo vendieron. 

A principios del año 1929 el banco de Vizcaya realizó una oferta de compra a la familia Gargollo, que accedió a la venta de la finca con la condición de que no sería destruido el popular coliseo. Como resultado final, el banco adquirió el edificio por cinco millones de pesetas, demoliéndolo por completo. Madrid perdió con ello uno de sus teatros más populares.

El Café Savoia fue el último superviviente de los negocios ubicados en este inmueble de la calle de Alcalá. Su propietario de entonces, Marcelino Gato de Gonzalo, tras cobrar su indemnización, anunció el cierre para el domingo día 3 de noviembre de 1929 publicando que toda la recaudación del día iría a parar a los treinta trabajadores del café, como única compensación por quedarse sin empleo. 





Fuentes:

Es.wikipedia.org
"Guía de Madrid, manual del madrileño y del forastero" Ángel Fernández de los Ríos.
Hemeroteca de la B.N.E.
Historias-matritenses.blogspot.com (Ricardo Márquez).
Mcu.es
Vitoria-gasteiz.org